26 mayo 2015

Colaboración Levante-EMV 19/5/2015 "Levante UD-EDI)

                            "Levante UD-EDI"
A veces coincide con ellos en un autobús de la EMT que va desde los poblados marítimos hacia el centro. Se parecen pero son muy distintos. Ella es dicharachera; gesticula, manda, levanta la voz y se enfurruña a menudo. Él es callado, tranquilo, apenas habla y la mira siempre con media sonrisa. Ella siempre se obstina en convencerlo de algo, incluso cuando él ya ha bajado del autobús. Hace unos meses le insistía en que se apuntara al Levante UD EDI. Se lo pintaba bonito. No necesitaba ser muy bueno, lo pasaría fenomenal, a veces viajaría, lo mimarían mucho y puede que marcara un gol. El domingo que desfilaron por el Ciutat de València los componentes de la Escuela de Discapacitados Intelectuales (EDI) , aclamados por el público, ella lo llevaba de una mano, con la otra saludaba al público.

Anualmente nos regalan cuarenta y ocho horas, en Viveros, para estar con ellos. Hay castillos hinchables, cuentacuentos, música, manualidades, camas de cuerda, disfraces, karaoke, tómbolas, actuaciones… Se entregan y dan lo mejor de sí mismos para mostrarse como son. Quieren que sepamos qué hacen y nos asombran. Una vez más, Asindown, Asprona, Avapace y Bona Gent nos traen la Fiesta de la Primavera.

En esta época de agobiante reivindicación de las “personas normales” o del menos común de los sentidos, el “sentido común”, tendríamos que reivindicar lo que no sigue las reglas, lo que está fuera de los cánones, lo que no sigue modelos . En una de las mejores novelas de Haruki Murakami, “Tokio Blues”, alguien dice que “lo que nos hace normales es saber que no somos normales” y eso suele ser muy raro.

Durante los últimos años las “personas normales” que nos gobiernan han metido un profundo tijeretazo a quienes habían gozado de una especial protección por su discapacidad.
Han implantado el copago en centros y residencias, también el copago farmacéutico modificando una ley que garantizaba esa exención, se ha recortado en educación especial, se ha eliminado el empleo protegido y actividades de formación del colectivo, sin hablar de las graves dificultades en que entraron muchas asociaciones con los pertinaces retrasos en el pago de ayudas y subvenciones. Se les ha hecho daño pero no tardarán en recuperarse.

Vas a la Feria, estás con ellos y te absorbe su mundo feliz. Padres, educadores, terapeutas, animadores, sanitarios, personas que a fuerza de convivir con la inocencia y la ingenuidad rezuman paz . Recuerden que tienen todo el año para ayudarles, para echarles una mano, para colaborar con ellos. Son tan normales que necesitan del otro.


El gerente le invitó a visitar las nuevas instalaciones de la asociación. Le apetecía ir, aprecia a Paco. Se desvive por su trabajo, ejerce una especie de apostolado difusor del daño cerebral adquirido; de sus causas, de sus consecuencias, de sus tratamientos. La cocina del centro era espectacular. Una donación llegada desde el extrajnero había permitido su compra. Apretabas un botón y la encimera bajaba y subía, y el horno,  y las pilas, y los armarios…Todo era móvil. Cuando les inquirío sobre los motivos de tanta movilidad le explicaron que era la única manera en que las personas en silla de ruedas, desde su metro y treinta y tres centímetros, pudieran utilizarla. Notó que enrojecía de vergüenza. Lamentó no haber pensado en ello antes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Firefox
coches usados
coches usados