23 junio 2015

Colaboración Levante-EMV 16/6/2015 "Sí y no"

"Sí y no"

Llevaba días pensando en cómo decírselo. No era fácil, aunque desde el principio de los tiempos unas personas se lo decían a otras. No quería parecer cursi, tampoco usar lenguaje de instancia en papel timbrado. Daba vueltas a ese reto y la televisión emitía un anuncio nuevo de IKEA; sonaba una canción versionada que siempre le había gustado. Todo resultó fácil. Copió el enlace de youtube con el anuncio y se lo mandó por email con una breve introducción. A los pocos minutos supo la respuesta, sí.

Ya se han apagado los ecos de los discursos.  Nunca antes se había citado tanto a Fuster, Vicent Andrés Estellés, Enrique Tierno Galván o Azaña. Llegan aires nuevos que esperemos duren. Tiempos de gobernar. Las palabras, los eslóganes, las boutades, la retórica o la estrategia de combate se eclipsan, solo contará la acción o la omisión. Hacer o dejar de hacer.

En una de esas entrevistas promocionales del, aparentemente simple pero complejo, libro de Javier Cercas, “El impostor”, su autor se refería a nuestra incapacidad para decir “no” y la infinita capacidad que tenemos de decir “sí”. Gobernar casi siempre es eso, un océano de noes con alguna islita de síes.

Nuestros nuevos regidores municipales en Valencia van a entrar en la vorágine del “sí” y el “no”.  Te planteas cuestiones y buscas argumentos a favor y en contra. Intuitivamente optas por una solución pero el diablillo polemista que llevas dentro te las discute sin tregua, sabe que toda idea, por potente y rigurosa que sea, siempre tendrá un detractor combativo.
¿Vale la pena complicarle la vida a la gente eliminando los contenedores de basura  implantando recogida selectiva y solo un par de veces a la semana? ¿Mantenemos los carriles bici como están o empezamos a semaforizarlos a medida que se incrementa su uso? ¿Implantamos tasa a la ubicación de cajeros arriesgándonos a que sea la excusa para que nos cobren más comisiones por cada extracción?¿Facilitamos que haya más terrazas sobre las aceras o somos más estrictos en las autorizaciones? ¿Castigamos duramente el botellón para su erradicación o  creamos unos cuantos guetos repartidos por la ciudad?... Así hasta el aburrimiento. Son cuestiones sobre las que todo el mundo tiene opinión y que se defienden y atacan con vigor.

Toda propuesta que llegará a la mesa de los concejales, a sus comisiones informativas y a su pleno tendrá influyentes defensores, con todo su poder mediático, jurídico y técnico. Para valorarla hará falta conocerlas en profundidad, contar con informes asépticos y finalmente dar un sí o un no. En una conversación que no viene al caso, me recordaba el otro día el doctor Iranzo, un gran urólogo, a Keats con lo de “belleza es verdad y verdad es belleza”. Esa búsqueda es decidir bien.


A todos los adolescentes, que han sido y son, les gustan las frases más o menos poéticas. Se alimentan de canciones, versos o ripios a veces deformados por el paso por tantas manos y tantos sentimientos. Casi nunca conocen la autoría, sobretodo cuando les llegan como estrofas de canciones. No hay nada como leerlos para conocer sus estados de ánimo, si viven enfrascados en amor o sufrientes por desamor. Leyéndolos con atención se descubren pistas para dar ese sí que esperan o el no que tal vez merecen.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Firefox
coches usados
coches usados