02 diciembre 2014

Colaboración Levante-Emv 25/11/2014 "El relato pendiente"

"El relato pendiente"

En realidad se descubrieron intercambiando correos, cientos, inventando historias que construirían a medias. Comenzaba uno, continuaba el otro. Hilos de los que estirar para engarzarse en otros, historias sobre historias. Nunca de más de diez o doce líneas cada uno. Podían acabar en Nueva York dando clases de saxofón o en una irreal casa rural en el Maestrazgo aragonés. Cuando descubrieron “Contra el viento del Norte” supieron que el juego ya estaba inventado. Toda relación tiene su relato.

Entre Lakoff, con lo del elefante y los macros, y Gutiérrez Rubí con la micropolítica, se puso de moda lo del relato en política. Mientras la izquierda organizada, con su historia, sus militantes y su tradición, lleva décadas buscando un relato atractivo, sin conseguirlo; han aparecido unos interesantes desorganizados desconocidos que, construyendo un único relato posible, y necesario, se meriendan a la izquierda clásica.

Casi todas las ciudades tienen su relato. Valencia no tiene quien lo escriba. No me estoy refiriendo a que no seamos, o hayamos sido, escenario o espacio literario. Ferran Torrent, Esperança Camps, Manuel Vicent, Bayarri, Gavela, lo han hecho. Me refiero a un relato cívico, construido desde y para la ciudadanía, en el que nos podamos reconocer, sentir  orgullo, por el que poder luchar.

No hace mucho, un jueves, en la librería Ramón Llull, Senior presentaba un libro de Nestor Mir editado por Malatesta. Entre otras cosas, nos dijo que a esa hora había al menos cuatro conciertos en Valencia, que vivíamos una ebullición cultural transversal, más potente que nunca, totalmente al margen de las instituciones, y de la que son totalmente ajenos los gobernantes locales. Y era verdad.

Quedan seis meses para las que se supone serán las elecciones municipales del cambio de régimen, pero  seguimos sin relato alternativo. Lo que hemos vivido hasta ahora ha sido más de comic o fotonovela. Ahí está. La alternativa real está por construir. Necesitamos un relato épico, emocionalmente intenso, arriesgado, con vocación de permanencia, de reinvención y de reconstrucción, de permanente ebullición. Que agite, desafíe, construya; y necesitamos una mayoría que apueste por él. Se habla mucho de aritmética electoral y poselectoral. En realidad es irrelevante. Algunos empezarán a comprender que esto va en serio cuando sea demasiado tarde; mientras, los del comic y la fotonovela continuarán frotándose las manos.

Es el mejor de los tiempos porque es el peor de los tiempos. Tenemos más información que nunca y creemos en menos cosas. Nos han tomado tanto el pelo, que  no creemos en las instituciones. No obstante, miles y miles de activistas están escribiendo haikus de lo cotidiano, en lo económico, en lo social, en lo cívico, en lo cultural... Falta que alguien relacione  a unos y otros, les dé sentido, y escriba el relato cívico que todos necesitamos.


Estaban a punto de salir de Viveros. Iban de vez en cuando para constatar que todo seguía igual. Ya no estaba el zoo, ni la señora que vendía bolsitas de comida para las palomas, pero reconocían ese escenario de sus infancias. Descubrieron un banquito libre cerca de la salida. La pareja que les seguía tenía las mismas intenciones. Cuando oyeron que ella propuso que se sentaran donde se había posado la mariposa, les dejaron vía libre. Continuaron paseando convencidos de que en cualquier esquina puede empezar un relato.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Firefox
coches usados
coches usados