22 noviembre 2016

Colaboración Levante-EMV 15/11/2016 "La Albufera tiene sed"

“La Albufera tiene sed"

Llevaba semanas pendiente de lo que se escribía sobre la superluna. No habría otra hasta dentro de setenta años y a esa ya no llegaría. Entró en casa dando palmas, movilizando a las huestes, animando a los remolones. -Tenemos un espejo del sol que esta noche será el espejo de la luna. Nos vamos a la Albufera-. Inmensa, orgullosa en su frialdad la luna les envolvió en la noche desapacible. Al regresar la arrulló como tantas otras noches. Le susurró el famoso alejandrino de Bellay -¡Feliz quien, como Ulises, he hecho un hermoso viaje-. –Es por la compañía- dijo ella. La luna les espiaba.

Dicen que cuando diluvia se proyecta la sombra de la sed en África. No se habla mucho de ello pero se muere de sed más que nunca. El cuerno de África está yermo, sin alimentos. Solo en la región de Afar, en Etiopía, medio millón de vacas, ovejas, cabras, asnos y camellos, han muerto por inanición. Dos millones de etíopes carecen de agua potable, otros dieciocho millones necesitan constantes ayudas para sobrevivir. La sequía que están sufriendo es peor que la de 1985 que costó la vida a un millón de personas. Sin agua no hay vida.

Al-buhayra, nuestro pequeño mar; la Albufera, está sufriendo. El bajo nivel de agua de octubre de 2014 causó la muerte de cuatro mil ejemplares de mújoles, anguilas y pejerreyes. En 2015 se desecó el lago. Las expectativas para 2016 son sombrías. Hay barcas varadas en plena “perelloná”, que es cuando debería tener el nivel máximo de agua. Miles de hectáreas de arrozal se mantienen secas, las seis matas no se inundan sin que se elimine su exceso de sales, dificultando que en primavera nidifiquen las aves. Sobre esa situación nos alertan el presidente de la Comunidad de Pescadores, José Caballer o el bueno de Francesc Baixauli.
La Albufera necesita 210 hectómetros anuales de agua, tal como señala el plan de cuenca, y para paliar esa situación es imprescindible que la Confederación Hidrográfica del Xùquer aporte 8´1 hectómetros desde la presa de Tous. La convivencia de arroceros, pescadores y cazadores de patos, con intereses comunes pero encontrados, se resiente en situaciones como ésta. Hay pescadores que achacan la situación a tancats de Silla y de Sueca por el cultivo de arroz o para atraer bandadas de patos. Mientras, cultivadores de arroz se quejan de los excesivos nutrientes del agua que llega desde plantas depuradoras perjudicando fauna y flora. Si aumenta la salinidad del agua prolifera el invasor cangrejo azul, ese que corta las redes con las que pescan las anguilas.

El invierno es para inundar y sin inundación la Albufera deja de ser lo que es. Otra batalla que dar.


Los barqueros son individuos portadores de historias. Soportan con altivez el paso del tiempo y se rebelan contra la condena del olvido. Uno de ellos organizó la jornada de bocadillos, quintos, anécdotas, brisa, sol  y risas. El albuferenc se portó muy bien hasta la hora de comer. Empezó a toser el motor y a asustarse el lobo de mar. Sonreía como si no pasara nada pero pasaba que ya no quedaba casi nadie en el lago. La fortuna quiso que el desconcierto durara poco, entre tos y tos, el motor aguantó hasta la vera del restaurante.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Firefox
coches usados
coches usados