31 mayo 2016

Colaboración Levante-EMV 24/5/2016 "Aún quedan locos en Valencia"

"Aún quedan locos en Valencia"

Tecleó las claves para el pago y notó como se alejaban los noventa y un euros de las dos entradas. Intuyó que si seguía poniendo canciones de Paco Ibañez en el coche la eventualidad de tener que ir solo aumentaba. Sentía en el estómago los nervios de las grandes ocasiones. Sentados ya, a susurros, le comentó que gracias a Paco había leido a Quevedo y al Arcipreste de Hita. Que por él buscó a León Felipe. Que el primer disco que compró con su dinero fue el del Olympia, pero de París. Paco mantenía la melena. Los ochenta y dos tacos se notaban cuando respiraba entre palabras, en la tripa redonda y cuando extendía la guitarra y el brazo al saludar.

Paco Ibañez presenta las canciones con las mismas frases desde hace décadas. Cuando un tío suyo; vasco, preguntó a qué se dedicaba Paco y le dijeron que cantaba, preguntó si ganaba mucho dinero, cuando que le aclararon que no mucho, sentenció que sería porque no cantaba bien. El pasado miércoles en el teatro Olympia habló de Cervantes y del Quijote. Concluyó que ya no quedaban locos en España, locos de los que sueñan cosas y cambian la vida de la gente. Bastaba echar una ojeada a la platea para concluir que, afortunadamente, aún quedan muchos locos en Valencia.

Agazapadas por la ciudad había actividades que no terminaban de aflorar, que eran clandestinas o que sencillamente se ignoraban. Nadie sabe muy bien qué ha pasado, pero Valencia Negra ha contado con una programación excelente, ha traido a prestigiosos escritores nacionales y foráneos, todo aderezado con ciclos imprescindibles de cine negro. Russafart está más viva que nunca y por cincuenta euros te puedes llevar obra gráfica de primer orden para darle un empujón al evento. Por la Feria del Comercio Justo sabemos que el sudor y los callos no son mercado, que vivir del trabajo de cada uno no es negociable. Los centenares de visitantes preocupados por el marketing gozaron del Inbounder con los gurús de la cosa. El próximo fin de semana será el de Palo Market Fest. Detrás de cada iniciativa hay locos maravillosos, de esos que cambian el mundo, aunque la mayoría no los vea ni los entienda. 

En los últimos tres años se han vendido 1.154 inmuebles en Cabanyal-Canyamelar, más de 400 se han vendido a ciudadanos extranjeros. Británicos, franceses, italianos, alemanes, belgas, rusos, de muchas otras nacionalidades, incluidos chinos, van a tener casa en el barrio con más potencial de la ciudad. Son una oleada de locos, de los que ven cosas que los demás no ven. Saben que apuestan por el barrio con más futuro de todas las capitales de provincia españolas.


Al pasar frente a los dos indigentes amortiguaba el paso. El texto de los carteles no dejaba sombra de duda. Pedían para beber, comer y fumar. Algunas veces se esmeraban en la cartelería, la mayoría no. A él le pasaba con ellos lo que dice Paul Auster que le pasó mientras paseaba una tarde por Brooklyn. Vió a un tipo que blandía un cartel con un mensaje simple,”dame cinco dólares para un gofre”. El deseo era tan específico y tan localizado que era imposible no atender la petición. Les dio algo para comer, fumar o beber. Ellos elegirían.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Firefox
coches usados
coches usados